TIC, escuela e inclusión

ruloLas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) dinamizan cambios que involucran al conjunto de la vida social a escala planetaria. Sin embargo, más allá de los promisorios discursos que interpelan a hombres y mujeres del globo como “consumidores y usuarios de un mundo tecnologizado”, la integración de las TIC en los
distintos países, regiones geográficas y grupos sociales no se da de manera uniforme.  Los procesos de inserción resultan complejos, muchas veces duales y no alcanzan a toda la población por igual. Es necesario reconocer, por un lado, que la expansión de los medios masivos y las tecnologías digitales potencian la producción, circulación, almacenamiento y recepción de mensajes diversos a gran distancia y escala. Pero, por otro, al motorizar desigualdades en el acceso a la información y al conocimiento, acrecientan diferencias económicas, sociales y culturales existentes. La llamada “brecha digital” es dinámica e involucra aspectos vinculados a la inequidad en el acceso a infraestructura, soportes o conectividad, en las posibilidades de interacción y en las potencialidades de
apropiación significativa por parte de los usuarios.
Por el momento, entonces, la diseminación de las TIC se da en el marco de una “globalización asimétrica” [1]  promotora de desequilibrios que exceden las variables meramente
tecnológicas. A pesar de ello, los medios de comunicación y las tecnologías digitales de la información tienen un impacto en la configuración del entorno material y simbólico de quienes transitan el nuevo siglo. Las TIC intervienen tanto en la producción de bienes
y servicios como en los procesos de socialización. Su importancia radica en el poder para mediar en la formación de opiniones, valores, expectativas sociales, modos de sentir, pensar y actuar sobre el mundo. Así, en una sociedad donde los grupos sociales se encuentran cada vez más fragmentados, las tecnologías de la información y la comunicación son canales de circulación de representaciones e ideas en torno a las cuales la población segmentada puede encontrar puntos de contacto y conexión. Desde esta perspectiva, las TIC tienen una función cultural central: construir el conocimiento que los sujetos tienen sobre la sociedad que habitan. Pero se trata de una construcción selectiva atravesada por la saturación de información,
por un lado, y por otro, por la presencia de los medios masivos de comunicación con concentración en la producción de contenidos y una fuerte impronta de la lógica del mercado.

En este contexto sociocultural, la educación tiende a comportarse como una variable que define el ingreso o la exclusión de los sujetos a las distintas comunidades. Es que el  ámbito escolar sigue siendo un espacio privilegiado para el conocimiento e intervención sobre los fenómenos complejos necesarios para la convivencia y el cambio social. Es por ello que el ingreso de las TIC a la escuela se vincula con la alfabetización en los nuevos lenguajes; el contacto con nuevos saberes y la respuesta a ciertas demandas del mundo del trabajo. Pero la integración pedagógica de las TIC también exige formar
capacidades para la comprensión y participación en esta realidad mediatizada. En este sentido, la formación sistemática resulta una oportunidad para jóvenes y adultos de convertirse tanto en consumidores reflexivos como productores culturales creativos. Es
una oportunidad para desarrollar saberes y habilidades que el mero contacto con las tecnologías y sus productos no necesariamente genera.

La relevancia política del rol inclusivo de la escuela en torno a la problemática de las TIC fue explicitada recientemente en el marco del debate de la Nueva Ley de Educación Nacional. El documento presentado para la discusión pública planteaba la responsabilidad del Estado Nacional Argentino de “garantizar equidad en el acceso, ya que de éste dependerán las futuras capacidades de los alumnos, a fin de hacer un aprovechamiento inteligente de las TIC, ya sea para el acceso a los bienes culturales como para la adqui -sición de destrezas para el mundo del trabajo”. La escuela –afirmaba el texto– “debe
asumir un rol fundamental porque es el espacio donde todos los niños y niñas, jóvenes y adultos pueden acceder efectivamente a la alfabetización digital. Así es como fue y sigue siendo una misión de la escuela el ingreso de los niños a la cultura letrada, hoy debe incorporar el aprendizaje y la utilización de los nuevos lenguajes digitales”. En la actualidad, a través de los artículos 7 y 8, la Ley de Educación Nacional (Nº 26.206) legisla sobre esta realidad. El Estado “garantiza el acceso de todos/as los/as ciudadanos/as a la información y al conocimiento como instrumentos centrales de la participación
en un proceso de desarrollo con crecimiento económico y justicia social”, y sostiene que “la educación brindará las oportunidades necesarias para desarrollar y fortalecer la formación integral de las personas a lo largo de toda la vida y promover en cada educando/a la capacidad de definir su proyecto de vida, basado en los valores de libertad, paz, solidaridad, igualdad, respeto a la diversidad, justicia, responsabilidad y bien común”.

Este escenario invita a la escuela a reflexionar sobre las propuestas de inserción curricular, las estrategias didácticas y los modelos de gestión institucional de TIC. Pero, fundamentalmente, la interpela a repensar las formas de transmisión de los saberes que se ponen en juego en sus aulas. Para que la integración pedagógica de las TIC se convierta en una oportunidad de inclusión debe ser significativa para quienes participan de ella. Una inserción efectiva no se puede dar al margen de los procesos históricos, culturales, políticos y económicos por los cuales los sujetos transitan. Necesita responder a sus realidades, preocupaciones, intereses, saberes y expectativas. Exige dar la palabra a los alumnos, volverlos visibles y reconocerlos como sujetos culturales en un aquí y ahora.
Desde sus inicios la escuela argentina se preocupó por “construir igualdad”, por aunar a los diferentes en torno a un proyecto común. Pero el sistema educativo tradicional fue diseñado en base a un principio de oferta homogénea. Hoy, aunque las preocupaciones siguen siendo las mismas, los nuevos mecanismos culturales de la sociedad y la economía del conocimiento tienden a respetar las particularidades. Las escuelas se van aproximando a las tecnologías de la información y la comunicación de maneras muy diversas, negociando entre los avances mediáticos y tecnológicos, las culturas organizacionales, las necesidades de los docentes, las brechas generacionales, las apropiaciones autónomas de jóvenes y las expectativas de la comunidad. De allí que las políticas públicas requieren tener en cuenta a las instituciones y a los sujetos en situación. Cuando en la actualidad se habla de igualdad en la escuela, se piensa en una igualdad compleja. Una igualdad que habilita y valora las diferencias que cada uno aporta como ser humano. De este modo, la escuela en tanto agencia social se reinserta en la dinámica cultural. Se revitaliza como espacio público fértil para la «ciudadanización de los problemas de la comunicación” [2]. Es que con la integración de las TIC a proyectos transversales y significativos, la escuela se acopla a distintos movimientos de la sociedad civil que juegan un rol vital en la protección y promoción de la diversidad de las expresiones de la cultura y del acceso al conocimiento.

Capacitación en TIC
La incorporación de TIC en el trabajo pedagógico de las instituciones escolares es entendida por el Ministerio de Educación como parte de políticas inclusivas tendientes a disminuir las brechas educativas que actualmente existen en Argentina. La desigualdad de oportunidades que sufren jóvenes escolarizados pertenecientes a sectores desfavorecidos de la sociedad es concebida como un problema
no solo económico sino político, pedagógico y cultural. Las diferencias en las posibilidades de acceso a la tecnología implican en la actualidad también fuertes distancias en las posibilidades de acceso a productos culturales, a la información y al conocimiento, que impactan en la construcción de subjetividad, los proyectos de vida a futuro y la participación ciudadana de las nuevas generaciones. Es por ello que la integración de las TIC en la escuela no se comprende […] como un problema meramente técnico e instrumental. Abordada desde una perspectiva educativa y cultural, la incorporación de tecnologías de la información y la comunicación a la enseñanza exige el desarrollo de habilidades analíticas, cognitivas, creativas y comunicativas de alumnos, docentes y directivos, que permitan tanto la apropiación significativa de la oferta cultural, tecnológica e informacional circulante como la producción de mensajes requerida para el desempeño personal, profesional y ciudadano en una sociedad pluralista y democrática.

En línea con una perspectiva educativa y cultural, entonces, la integración de TIC a la propuesta pedagógica puede considerarse como parte de una política inclusiva cuando:

  • considera a cada escuela como centro de ampliación de la oferta tecnológica y cultural;
  • se preocupa por el desarrollo de habilidades no solo técnicas sino también cognitivas, creativas y comunicativas necesarias para el desempeño presente y futuro de los jóvenes;
  • concibe a la tecnología y los procesos de circulación y consumo de información o productos culturales como un objeto de problematización constante;
  • incorpora la tecnología y la información a la enseñanza en distintos campos disciplinares;
  • favorece la construcción de subjetividades integrando la oferta tecnológica y cultural global a los contextos de vida;
  • facilita la expresión y visibilización de jóvenes de sectores desfavorecidos a través de la producción y puesta en circulación de mensajes propios que fortalecen la identidad local;
  • articula el trabajo escolar de integración de las TIC y las disciplinas con prácticas que involucran a la comunidad;
  • plantea un trabajo institucional continuo que promueve la apropiación de las TIC como parte de la vida cotidiana presente y futura (entretenimiento, educación, comunicación, trabajo, participación).

En este sentido, la propuesta […] entiende que la formación de los alumnos en las TIC requiere del fortalecimiento de los equipos docentes, directivos, supervisores y técnicos. Un fortalecimiento que permita un acercamiento a los nuevos lenguajes y a las “nuevas culturas”, repensar estrategias de enseñanza y diseñar nuevas propuestas didácticas. Es necesario reposicionar al docente como mediador de los procesos educativos. Los jóvenes requieren ser guiados para lograr producciones con sentido crítico y creativo. Pero en esta tarea el docente no puede trabajar en forma aislada sino conformando equipos bajo un encuadre institucional. Sin embargo, muchas veces es la propia institución la que necesita apoyo, tanto en la formación y actualiza ción de sus profesionales como en la gestión.

Sabemos que las escuelas de nuestro país son distintas. Sus historias institucionales, culturas organizacionales, experiencias de trabajo, estilos de gestión, contextos de desempeño, trayectorias profesionales docentes o intereses de los alumnos que albergan son
diversos. Una propuesta de integración pedagógica de TIC no puede desconocer esta diversidad si pretende ser significativa y satisfactoria. Desde esta perspectiva, entonces, integrar pedagógicamente a las TIC en la escuela no implica hacer foco exclusivo en el uso de equipamientos y herramientas sino en los procesos de aprendizaje, planificación y cambio en las prácticas y las instituciones. Las TIC no tienen potencial transformador en sí mismas. La adecuación a los contextos, la posibilidad de respuesta a necesidades y el sentido que logren adquirir en torno a proyectos individuales y colectivos son algunas de las claves para una integración efectiva.

[…] En este sentido, sabemos que los desafíos para cada colectivo de trabajo son distintos porque sus puntos de partida, posibilidades y expectativas lo son. Una propuesta de aula ya existente que pretende ampliarse, una meta institucional que desea reformularse o un proyecto nuevo que busca comenzar son espacios fértiles para el desarrollo de las propuestas que presenta este material. La integración pedagógica de tecnologías de la información y la comunicación es, como se dijo, una oportunidad de acceso al
conocimiento, de formación ciudadana y de expresión cultural. Pero, también, es una oportunidad para reflexionar sobre la cotidianidad, los deseos y los sentidos sobre el mundo que se construyen desde la escuela pública en nuestro país.

[1] “ Globalización asimétrica” es un término acuñado por Manuel Castells (1996) en La sociedad red, Madrid, Alianza Editorial.

[2]  “Ciudadanización de los problemas de la comunicación” es una expresión utilizada por Armand Mattelart (2006), en “Pasado
presente de la sociedad de la información: entre el nuevo orden mundial de la información y la comunicación y la cumbre mundial sobre la Sociedad de la Información”,  Zigurat, Nº 6, Año 7, Buenos Aires, Carrera de Ciencias de la Comunicación, UBA.

Este texto ha sido extraído de: Minzi, Viviana (coord), Batista, M. Alejandra, Celso, Viviana y Usubiaba, Georgina (2007), Tecnologías de la información y la comuncación en la escuela: trazos, claves y oportunidades para su integración pedagógica, Buenos Aires, Ministerio de Educación de la Nación.

7 comentarios en “TIC, escuela e inclusión”

  1. Creo que la solución debe surgir de analizar el problema, no al revés, que de la entrega de netbooks deba resolverse todo problema educativo. Entonces, allí podremos ver qué es lo que hace falta incorporar. Me pregunto si la lógica de horas por materia, si el funcionamiento de cantidad de alumnos por aula, si los horarios y calendario escolar será algo que pueda ser flexible o hay que «acatar» como el organizador de todo este proceso. Si la formación del docente es la adecuada al grupo o al perfil de la escuela… En fin, son cuestiones que las aceptamos porque están dadas. ¿Esta modalidad del Postítulo en Educación y TIC, que responde a una realidad y necesidad, podrá hacer repensar las modalidaes educativas de otros niveles?

  2. En una de las instituciones educativas en las que trabajo, se empezó a armar un proyecto de radio en la escuela. Con lo cual los alumnos empezaron a incursionar en el tema, durante los recreos de la jornada escolar. Lo anterior llevó a la necesidad del equipo de gestión de pensar en un taller o capacitación con docentes que vaya en la misma línea del proyecto. Es decir… el problema era cómo acortar la brecha de manejo de la tecnología entre estudiantes y docentes, en torno a una experiencia concreta que es la radio. Los docentes de dicha institución no conocían las herramientas de edición de sonido ni video, con lo cual se implementó un taller con docentes para la edición de audio y video.

    Este caso da cuenta de que la integración de las TIC en las escuelas, requiere mucho más que el acceso a la máquina, tal como expresa Dussel (2010), implica además la construcción de nuevos aprendizajes tanto para los alumnos como para los docentes.
    En relación con lo anterior, me parece interesante el concepto de pragmática del acceso, del cual habla Burbules en la entrevista realizada por Lila Pinto y Marilina Lipsman:

    “(…) disponer de tiempo, tener formación y ayuda, disponer de una comunidad de gente alrededor que también usan la tecnología. El acceso ya no es una cuestión individual, especialmente en estos tiempos, es una cuestión de grupo, es un hecho colectivo, especialmente para los jóvenes, para quienes la interacción con sus pares se constituye en la principal motivación para utilizar esta tecnología.”

    Es importante, desde la óptica de los docentes, poder generar espacios de encuentro y de formación colectiva en esto que para muchos es nuevo, que son las TIC en la escuela. Esos espacios funcionan como espacios de construcción colaborativa y como semilleros de proyectos o propuestas integradoras.

    Entre el acceso y el uso de las TIC, hay una gran distancia, es lo que los autores denominan “segunda brecha” relacionada al uso y a la calidad del uso. Reducir esta brecha implica la integración de las TIC como verdaderas herramientas potenciadoras del aprendizaje y de la enseñanza, desterrando su utilización instrumental.

    Lo expuesto hasta aquí, da cuenta de la necesidad de seguir trabajando sin prisa pero sin pausa para lograr que todas las personas tengan acceso y puedan utilizar las TIC como promotoras de mejoras que van más allá del ámbito educativo.

    Jesica

  3. Obvio que no es por no tener la notbook de educación que no se puede trabajar si leyeron el proyecto de «Mi ciudad y la Antártida» habrán visto el esfuerzo que fue sin tecnología… yo la compre y la pongo al servicio de mis compañeros y alumnos,como hacemos los que estamos en este curso, lo que digo es que hay que crear un sistema de mejor distribución de los recursos… ya que muchos han sido destruidos, vendidos y como me decía uno de los encargados de «mal entregadas y ahora no sabemos como rescatarlas»…. hay de todo…pero los que realmente lo necesitamos …no los tenemos.
    Igualmente gracias por interesarse…

  4. Estoy de acuerdo con Ricardo, creo desde la escuela se deben plantear diferentes opciones y alternativas en el uso de las TIC, aunque no se cuente con los recursos necesarios. Creo de igual manera que esta política de inclusión (modelo 1 a 1, conectar igualdad), esta bastante bien encaminada y solo falta que nosotros como docentes aportemos lo nuestro.

  5. Es un problema por que no todos los docentes contamos con las net ( a mi por ej. ser eoe no me corresponde). y me quedo con la frase de la oportunidad»Las TIC intervienen tanto en la producción de bienes
    y servicios como en los procesos de socialización…»A. Batista

    1. Vicky, hay distintas formas de integrar TIC en las escuelas, con distintos modelos o configuraciones tecnológicas. El modelo 1 a 1 es uno entre otros. No creas que por no tener una netbook no se puede.

      1. Coincido, la escuela misma debe brindar otras posibilidades en función de los recursos disponibles.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s