Inclusión Tic: un desafío planteado.

por María Fernanda Huser

Desde hace varios años, Argentina viene desarrollando una profunda inversión en materia educativa tendiente a la integración de recursos Tic. En este marco el Ministerio de Educación de la Nación, desarrolló en 2013, un documento titulado: «Integración pedagógica de TIC en las escuelas secundarias: orientaciones generales, aspectos estratégicos y planificación«.
Este documento, sirve de apoyo para llevar adelante dichas políticas como estrategia para democratizar el acceso de los alumnos a la información y al conocimiento  reconociéndolos como sujetos de derecho,  y brinda algunos elementos que permiten a los profesionales de la educación, pensar nuevas estrategias para el desarrollo de proyectos escolares con integración de TIC y computadoras portátiles a partir del análisis de sus realidades institucionales: detectando limitaciones y fortalezas, reflexionando sobre caminos viables y alcances esperados, planificando y organizando intervenciones que permitan poder avanzar desde el estado real en el que la comunidad se encuentra.
El documento brinda las bases para que la escuela pueda “re-pensarse”, encontrar sus puntos fuertes y reconocer sus debilidades para poder comprometer a cada actor escolar en una política de derecho de calidad educativa, que pueda aprovechar los recursos disponibles, definiendo un plan de integración del que participen todos. Si bien la responsabilidad es compartida entre todos los actores escolares, deberá ser coordinada, alentada y fortalecida, desde un equipo de gestión que habilite espacios, que coordine y garantice la disponibilidad y el mantenimiento de los recursos, que contagie y anime al cuerpo docente a explorar otros lenguajes, otras formas de agrupamiento, otras modalidades de intervención y de evaluación de los procesos que los alumnos lleven adelante.
Estamos viviendo actualmente un escenario educativo de cambio paradigmático, estamos siendo protagonistas de un proyecto que busca afianzar las bases de un modelo que integra, que potencia la justicia social desde las aulas, que no segmenta al fracaso porque se enriquece del error, que busca nuevos lenguajes, que individualiza al alumno con sus potencialidades y permite la mirada colectiva como una real forma de aprendizaje…
Si bien todos los cambios de paradigmas son procesos que requieren de tiempos largos, es deseable que todos los que hacemos la educación argentina hoy, podamos mirarnos para adentro como escuela y apoyarnos para construir juntos una nueva educación: que otorgue protagonismo y visibilidad a los jóvenes, que recupere la centralidad del conocimiento por sobre el dominio tecnológico y que abra la puerta a variados lenguajes… el desafío está planteado!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s